lunes, 31 de mayo de 2010

MANDALAS GEOMÉTRICOS PARA ARMONIZAR TU VIDA



GEOMETRÍA significa literalmente: MEDIDA de la TIERRA. Por eso, podemos decir que todo es Geometría puesto que todo se puede medir. Esta es una de las funciones de la mente: medir, comparar y valorar.
El COSMOS está basado en leyes que se expresan en la GEOMETRIA. Estas leyes producen: ORDEN, EQUILIBRIO y ARMONÍA. Cuando contemplamos y estudiamos la Geometría sobre un papel podemos hacernos una idea y percibir cómo estas leyes funcionan en la TOTALIDAD. Como es arriba es abajo.
La Geometría es también una función lógica del hemisferio derecho, por lo que al aproximarnos a ella CONSCIENTEMENTE, ambos hemisferios se interesan por un mismo tema armonizándose entre sí, sin perder por ello su particular modo de pensar y de percibir el mundo.Son dos miradas contrapuestas que se unifican cuando “geometrizamos”, es decir, cuando a los números les damos formas y las relacionamos entre sí según fórmulas matemáticas que son en sí mismas patrones inteligentes.
Pensamientos y Formas, están hechos del mismo “material”.
Estos Mandalas están dibujados según principios de la GEOMETRÍA CONSCIENTE y si los usas conscientemente y con intención, la información contenida en ellos volverá a ti por el Principio de Resonancia.
Puedes usar estos Mandalas para decorar y armonizar espacios y tenerlos cerca de ti, ya que se produce una transferencia del ORDEN, EQUILIBRIO y ARMONIA presente en sus formas, simetrías, números, proporciones y patrones. Sutilmente y de acuerdo a tu intención, estas cualidades se irán incorporando en tu vida y en tu entorno.
La MENTE se vuelve sensible cuando “Sintoniza con la Magia de la Geometría” y así, la comprensión llega en silencio a tu CORAZÓN.GEOMETRÍA CONSCIENTE: PUENTE de UNIÓN entre CORAZÓN y MENTE, para Pensar con el Corazón y Sentir con la Mente.
Estos Mandalas se convierten en una herramienta de Meditación y Armonización cuando Sintonizas con el ORDEN, EQUILIBRIO y ARMONIA presentes en su Geometría.
La Ley de Atracción hará el resto.
Latif – Vicente Jesús Sáenz