viernes, 15 de enero de 2010

NUEVA COLECCIÓN DE LOS 5 ELEMENTOS




Mandalas para armonizar espacios
con los 5 elementos.

.



El movimiento de los 5 elementos.

Para la milenaria cultura china, todo lo creado está formado por 5 elementos íntimamente relacionados entre sí donde cada uno de ellos influye directa o indirectamente en los otros 4. Como no es una relación estática sino dinámica, es más apropiado hablar de MOVIMIENTOS.

Cada elemento se corresponde con un color, material, forma, imagen, sensación, etc. y cada uno de estos 5 mandalas creados según la Geometría Consciente con sus formas y colores, representa a uno de ellos produciendo el efecto correspondiente a nivel sutil.


En la casa, en una habitación, en el lugar de trabajo, en la alimentación y en cualquier proceso de la vida diaria, es importante que la relación entre los 5 elementos esté equilibrada, es decir, que estén presentes en cantidades similares para que haya armonía en ese espacio. Cuando uno de ellos predomina o escasea con respecto a los demás, éste hará notar sus efectos. Si eso es lo que necesitas es perfecto pero si no, habrá que compensar ese exceso o defecto con algún otro elemento y eso se hace según la ley de los ciclos de Creación y de Control. Mira a tu alrededor cómo están relacionados entre sí y cómo eso te afecta y usa estas leyes según tu intención. Aquí te muestro algunos ejemplos.

FUEGO. Madre de la Tierra. Hijo de la Madera. Controla al Metal.

TIERRA. Madre del Metal. Hija del Fuego. Controla al Agua.

METAL. Madre del Agua. Hijo de la Tierra. Controla a la Madera.

AGUA.
Madre de la Madera. Hija del Metal. Controla al Fuego.

MADERA. Madre del Fuego. Hija del Agua. Controla a la Tierra.


Si en algún lugar de tu casa sientes que falta calidez y alegría (Fuego), puedes compensarlo añadiendo elementos de Madera, ya que por el ciclo creador alimenta el Fuego. También, puedes retirar algo de Tierra, para que no consuma tanto Fuego.

Si por el contrario, lo que hay es un exceso de Fuego en cualquiera de sus aspectos, usa el elemento Agua para apagar ese exceso tal y como se ve en el ciclo de control. También puedes absorber el fuego añadiendo Tierra.

Si sólo se diera el Ciclo de Creación, el crecimiento de los elementos sería continuo y se rompería el equilibrio natural. El Ciclo de Control, como su propio nombre indica, limita el crecimiento y mantiene a cada elemento en equilibrio con los demás evitando que uno de ellos predomine en exceso.

Cada lugar de la casa tiene sus particularidades pero también es importante tener en cuenta las características y la sensibilidad de las personas que lo usan y habitan.

En el baño predomina el Agua y si es demasiado para ti, utiliza Tierra para controlarla, evita el Metal para que no la potencie y usa también Madera para que la absorba.

En la cocina el elemento es el Fuego. El equilibrio vendrá al controlarlo con Agua, retirar Madera y aumentar Tierra.

Para el dormitorio y otros espacios, sigue tu intuición junto con esos ciclos tan sencillos teniendo en cuenta además que todo está en continuo movimiento. Mientras se mantiene el orden natural, existe armonía y cuando se rompe se produce el desequilibrio y la desarmonía y eso afecta a nuestras vidas.

* * * * *



Cómo usar los Mandalas de los 5 Elementos.

Mi consejo es que apliques los ciclos de Creación y Control siguiendo las leyes descritas según tu intuición y que juegues con la imaginación ya que así siempre funciona pero también me permito hacerte algunas sugerencias.

Puedes distribuir los 5 mandalas por toda la casa, en lugares diferentes, siguiendo el mismo orden en que se relacionan los 5 elementos. Algo así como si toda tu casa contuviera un gran mandala creador de Armonía para que todos y todo lo que está contenido en ella se vayan impregnando de la misma. Comienza por el lugar donde más tiempo pasas y siente cual es el elemento más apropiado. Desde ahí vas distribuyendo el resto de los mandalas según lo vayas sintiendo.

También puedes agruparlos formando un pentágono y tenerlos en un lugar que consideres importante, tanto en tu casa como en tu lugar de trabajo, para armonizar desde ahí todo el entorno, una jarra de agua, alimentos, etc.

Los espacios que habitamos son nuestra segunda piel y su salud nos afecta también a nosotros. Basta con que prestes un poquito de atención y los Mandalas armonizadores harán el resto.